Lanzarote en Pie muestra su malestar ante el nuevo escándalo en la gestión de Arrecife

02
Jul
Leticia Padilla, Leandro Delgado y Ester Gómez en el Pleno del Ayuntamiento de Arrecife

La confluencia progresista lamenta la colección de irregularidades y desatinos que se permiten los gobiernos capitalinos a cuenta de la ciudadanía

Leticia Padilla: “Advertimos repetidas veces que el Convenio era turbio y carecía de respaldo técnico y de las firmas del Partido Popular”

Lanzarote en Pie-Sí Podemos ha mostrado su malestar ante un nuevo escándalo político vinculado a la gestión del Ayuntamiento de Arrecife, el relativo al Convenio de financiación de las fiestas de San Ginés 2019.

Según se ha hecho público a través de varios medios de comunicación, la Fiscalía ha solicitado los informes y procedimientos de Contratación y pago correspondientes a la organización de las celebraciones patronales, amparadas, tal y como se difundió hace un año, en un acuerdo entre el Cabildo y el Consistorio de Arrecife.

“Estábamos esperando que sucediera algo así. Desde el primer momento advertimos repetidas veces que el Convenio firmado entre la presidenta y el concejal de Cultura, Alfredo Mendoza, era turbio; dejaba numerosos aspectos sin aclarar y carecía del respaldo técnico y de las rúbricas del Partido Popular, socio del pacto de Gobierno en ambas instituciones”, ha señalado la edil y portavoz de la confluencia progresista, Leticia Padilla.

Lanzarote en Pie-Sí Podemos considera que la alcaldesa Ástrid Pérez debería dirigirse a la población y aclarar todos los aspectos oscuros de este asunto, “incluido cómo es posible que una administración que ella misma declaró hundida y en puertas de ser intervenida al comienzo de su mandato, podía permitirse unas fiestas de más de 800.000 euros”.

Padilla lamenta además que la capital lanzaroteña continúe aumentando la colección de irregularidades y desatinos de sus gobernantes a cuenta de la ciudadanía. “En cualquier caso resulta inaceptable pero aún es más doloroso cuando se constata la irresponsabilidad de los gestores municipales en estos tiempos de crisis en los que se demanda inteligencia, responsabilidad y sentido común”, añade.