Lanzarote en Pie – Sí Podemos en Yaiza denuncia la ausencia de silla anfibia para personas con movilidad reducida en la playa de Playa Blanca

03
Mar
  • Ramiro Muñoz asegura que la silla lleva un mes en desuso por su estado de deterioro
  • Muñoz critica que se inviertan 55.000 euros en la playa y no se acometan gastos necesarios como el de la propia silla

El concejal de la confluencia insular en el municipio de Yaiza, Ramiro Muñoz,  denuncia la ausencia de silla anfibia en la playa de Playa Blanca. Esta silla permite a las personas con movilidad reducida disfrutar del espacio. 

Ramiro Muñoz asegura que la silla anfibia, aunque sigue estando en la playa, lleva más de treinta días inoperativa, por su lamentable estado de deterioro. Tanto la tela como los apoyabrazos se encuentran muy desgastados, y las ruedas tampoco están en buenas condiciones. Cabe recordar que dicha silla se viene usando desde verano de 2016, por lo que ha sufrido un natural deterioro a lo largo de los años.

Además, Muñoz critica que en el gasto de 55.000 euros comunicado por el alcalde, Óscar Noda, junto al concejal de Playas, Ángel Domínguez, para mejorar la pasarela de la playa y el acondicionamiento del puesto de primeros auxilios, se ignoren otro tipo de medidas que el espacio necesita con urgencia. En concreto, Muñoz se refiere a “Medidas básicas como retirar los callaos que se depositan en la arena cada vez que tenemos un temporal marítimo, rehabilitar la torre de vigilancia y la mencionada silla  anfibia”. El concejal recuerda que tanto la torre de vigilancia como la silla anfibia son propiedad del ayuntamiento.

Desde Lanzarote en Píe – SÍ Podemos se entiende que si han de acometerse trabajos en la playa del pueblo, estos no deberían limitarse a la pasarela o a las dependencias del botiquín. Trabajos que, no obstante, la formación reconoce necesarios, ya que fueron motivo de que se retirara la bandera azul en el 2019. Pero la confluencia considera que cualquier iniciativa en la playa debería aprovechar para retirar los callaos de la playa, reparar los suelos de madera de las duchas, adquirir una nueva silla anfibia y, en definitiva, llevar a cabo una mejora integral que permita recuperar la bandera azul.